Las ventajas de ser programador

La programación exige un nivel de dedicación muy alto, pero también es uno de los trabajos con los que más recompensado te puedes ver. Además, el mercado demanda de forma continua trabajadores que cumplan con el perfil de experto en Tecnologías de la Información. ¿Sabías que ocho de cada diez empresas afirman tener problemas para encontrar perfiles que se adapten a sus necesidades? ¡Aprovecha la oportunidad!

Dedicarse a la programación tiene unas ventajas que muy pocos trabajos ofrecen en la actualidad.


Alta oferta de trabajo. Según un estudio del portal Ticjob.es, especializado en el sector tecnológico, los puestos más demandados son programador y analista programador; seguido de consultores, administradores de sistemas y arquitectos de software. Además, ¿sabías que el 72% de las ofertas de empleo del sector TIC ofrecen un contrato indefinido?


Deslocalización. La programación permite a una persona realizar su trabajo desde, prácticamente, cualquier parte. Tan solo necesitas tener a mano un ordenador portátil y acceso a Internet. Trabajar desde casa es una de las peticiones más extendidas entre los trabajadores. Petición que demandan los trabajadores con el objetivo de conciliar su vida laboral con la personal. Además, el “teletrabajo” te permite seguir formándote, ya que te permite estudiar desde casa o compaginar el trabajo con otras actividades educativa.


En este contexto nacen los nómadas digitales. Pero, ¿qué son? Un nómada digital es una persona que utiliza Internet para desempeñar su ocupación mientras viaja por diferentes países alrededor del mundo. Poco importa cuál sea tu profesión o si eres freelance o trabajas para una empresa en remoto: si necesitas un ordenador e Internet, puedes serlo. Los nómadas digitales renuncian a una vida de rutina y sedentaria, disfrutando de la flexibilidad horaria y geográfica. ¡Todo un sueño!

CODING-IMMUNE.jpeg


Aunque no todas las empresas están muy a favor de esta forma de trabajo, está en tendencia y será más habitual de lo que nos imaginamos hoy en el futuro. Por ejemplo, Microsoft hizo un estudio en el que concluyó que los trabajadores en remoto incrementan su productividad y se sienten más felices.  


Ambiente dinámico. Fuera como fuese, el campo de la informática está creciendo mucho y muy rápido. El auge de las carreras tecnológicas exige un reciclaje constante para mantenerse actualizado con los últimos avances. Avances que pueden aplicarse a todos los sectores, haciendo que el trabajo del programador sea muy dinámico. Hay proyectos de todo tipo en los que los programadores son los protagonistas por sus fantásticas ideas.


Por ejemplo, para ayudar a todos los negados cocinillas, se ha desarrollado un horno inteligente. Con un cerebro NVIDIA, June realiza diversas tareas como contabilizar y convertir unidades de peso para obtener unos resultados excelentes en el cocinado; pero, lo que más llama la atención es la cámara de gran angular en la parte superior interna del horno que permite ver el estado de cocción del alimento. Otra fantástica idea, que en esta ocasión pretende contribuir con el medio ambiente, es “The Plastic Tide”. Esta es una organización inglesa que, mediante la tecnología de vuelo de drones, detectan, categorizan y eliminan la basura concentrada en los océanos. Los drones utilizados pertenecen a la empresa china DJI, que han sido adaptados con inteligencia artificial para que puedan identificar y clasificar los desechos.

Flexibilidad horaria. Los programadores, más que cumplir horarios, tienen que cumplir plazos y entregas. Además, es muy común que el programador tenga que enfrentarse a un problema que hay que solucionar, ya sea fuera o dentro del horario. Esto hace que las empresas sean flexibles con los horarios siempre y cuando se cumplan los plazos de entrega.


Comunidades. Para muchos de los desarrolladores, codificar no e solo una carrera: es una pasión. Para que te hagas una idea, el 48,3% de los programadores, lo hacen también como hobby; el 5,9% contribuye en proyectos abiertos y el 26,8% hace las dos cosas. Además, existen multitud de comunidades que unen a programadores donde se comparten experiencias, conocimientos y se trabaja en conjunto. Algunas de las más famosas son Stack Overflow, GitHub y Bisquits, aunque cada una tiene una función concreta. Por ejemplo, en Stack Overflow los usuarios exponen sus dudas y otros les dan respuesta; en GitHub se ponen en marcha proyectos de código abierto para que cualquiera que quiera, colabore; y en Bisquits podrás crear, buscar y guardar códigos en tu propia carpeta, además de compartir, permitir que otros guarden tus códigos y comentar y debatir.